Ellos mismos van tomando concienciaEl Señor despierta fascinación en muchísimos jóvenes y tal atracción tiene mucho que ver con la fe y con la llamada que Dios hace a cada uno de sus hijos e hijas a vivir la vida como vocación a la alegría del amor.
Esta fe lleva a los jóvenes a sentirse cautivados por el modo de ver, de acoger, de relacionarse, y de vivir de Jesús, y les ensancha la vida. Por eso, la fe no es un refugio para gente pusilánime.

Reconocer interpretar y elegirReconocer,
a la luz de lo que inspira el Espíritu:

Para tener más claridad en los momentos de altibajos, en los momentos de verdadera lucha interior.
Para hacer emerger toda la riqueza emotiva que hay en la persona, y poner nombre a lo que se siente o encuentra en uno mismo.
Para descubrir lo que se experimenta al sentirse en consonancia o disonancia entre lo que se siente y vive y lo que de más profundo hay en uno mismo.

Nos sentimos en familiaMi camino en la sociedad salesiana ha sido largo. He conocido profesores excepcionales con gran espíritu de familia, cuyas lecciones no se limitaban a un aula de clases sino que se empeñaban en prepararnos para los retos de la vida.

Teatro para sacar lo mejor de ellosEl director del colegio, al nuevo profesor: A partir del lunes empezará a trabajar con nosotros. Le será asignado un grupo bastante difícil. Este año han tenido tres profesores, que han renunciado después de una o dos semanas. Ojalá que a usted le vaya mejor.

He pedido consejosHe tenido la bendición de recibir acompañamiento de salesianos consagrados y de salesianos cooperadores. Muchas veces he pedido consejos para tomar alguna decisión en diferentes aspectos de mi vida: espirituales, académicos, sentimentales, etc. Ellos me han ayudado a discernir, han sido luz y guía en mi camino. Soy afortunada y bendecida al tener personas que me acompañan en la vida. Son guías y amigos. Gracias a su acompañamiento pude encontrar mi verdadera vocación.

He tenido la suerte de conocer al padre Marvin Mena. Nos hicimos amigos, trabajé a su lado en la pastoral juvenil, conversábamos antes de cada misa.

Me propuso ser monaguilloDesde mi nacimiento no conocí a mi padre. Me apoyaba en mi madre, aunque no siempre la sentía presente. A los diez años me convertí en una rebelde, mortificaba a mi madre, me junte con vagos de la calle, buscaba pleitos y hasta salía a robar con ellos. Tiempo después me dieron una estocada, vi la preocupación de mi madre y no quería que por mi culpa le llegará a pasar algo. Decidí salirme de ese mundo.

Hace diez años llegué al Instituto Técnico Don Bosco como profesora de religión. De inmediato propuse integrar en la pastoral del colegio las buenas prácticas pastorales experimentadas en mi trabajo con las Hijas de María Auxiliadora.

Jovenes que piden ayuda para seguir creciendo

Las obras de nuestra Familia Salesiana están llenas de miles y miles de jóvenes buenos, abiertos a la vida, con el deseo de formarse, de aprender, jóvenes en búsqueda. Muchos de ellos, con un gran corazón generoso, que desean servir a los demás, hacer algo por los otros, ayudar, donarse.

Una nueva ideologíaEs un dato histórico comúnmente aceptado que las dos poderosas ideologías, marxismo y nazismo, causaron estragos en la humanidad y llevaron a la muerte a millones de personas.

Supresión de sexos

La ideología de género considera que nuestro comportamiento bifurcado en masculino y femenino es producto de la influencia cultural y social del entorno, y la propia sexualidad depende más de los acontecimientos biográficos y sociales de nuestra vida que de las características fisiológicas. Ser hombre o mujer no estaría determinada fundamentalmente por el sexo, sino por la cultura.

totalitarismoLa historia registra dos funestos totalitarismos: el marxismo y el nazismo. El primero buscaba borrar las diferencias económicas (comunismo); el segundo pretendía eliminar a los débiles (racismo). Ahora surge un tercer totalitarismo, la ideología de género, que batalla por borrar las diferencias sexuales naturales.