chico1

Historia 1

José
(nombre ficticio) fue descubierto consumiendo droga dentro del CFP. Se le dio acompañamiento con una trabajadora social, se habló con su familia, se envió a rehabilitación y ahora tiene cien días de estar limpio.

José consume drogas desde los tres años y nunca había pasado tanto tiempo sin hacerlo. No quiere abandonar sus estudios.

Cuando uno de los educadores descubrió su crisis, le regaló un libro de Don Bosco y, aunque no es católico, la figura del santo lo ha hecho cambiar.

Ahora el habla con soltura del sistema preventivo y de las misiones. Gracias a este cambio, otro joven se acercó a pedir ayuda por su adicción.

Cuando se le preguntó qué lo motivó a salir de las drogas, dijo que no quería irse del centro porque era su casa.

El deseo de no abandonarlos aun después de la escuela.A mediados del siglo pasado, concluir la escuela superior y obtener el título de bachiller era motivo de orgullo y prestigio, personal y familiar. El valor del título dependía sobre todo de las oportunidades sociales y laborales que derivaban del mismo. Con el paso del tiempo la conclusión de la escuela superior se hizo extensiva a todos y el título de bachiller pasó a ser un requisito obligatorio para obtener un trabajo e incorporarse a la vida social.

Con los estudios universitarios ha sucedido lo mismo, a nivel mundial, al final del siglo pasado. El acceso a la universidad se hizo posible para un mayor número de jóvenes, y la obtención de un título universitario se ha convertido en una exigencia para el desarrollo personal y el éxito laboral. La educación universitaria además ha dejado de ser un privilegio para pocos y se ha convertido en una exigencia para el desarrollo social y económico de los países.

Los Salesianos se han hecho presentes recientemente en el mundo universitario en respuesta a las necesidades de los jóvenes, tal como sucedió antes con la escuela, la formación técnica o profesional. El deseo de continuar acompañando a los jóvenes ha movido a los salesianos a no abandonarlos cuando concluyen la escuela. La forma en que los Salesianos están hoy presentes en el mundo universitario es a través de instituciones de educación superior (universidades, centros universitarios, facultades, etc.), de residencias para estudiantes universitarios y a través del servicio de pastoral universitaria realizado dentro o fuera de la estructura universitaria. Estas formas de presencia son diversas y complementarias entre sí, pues responden a las necesidades que los jóvenes manifiestan en su proceso de desarrollo personal y de crecimiento en la fe.

Las instituciones de educación superior no solo ofrecen la posibilidad de obtener un título universitario, sino que además desarrollan una perspectiva cristiana de la vida, de la sociedad y de la propia profesión. La universidad además no es sólo enseñanza, sino también investigación y promoción del conocimiento y la cultura en la sociedad. Por este motivo es capaz de alcanzar no solo a los jóvenes que se encuentran en su recinto, sino de poner el conocimiento al servicio de todos los jóvenes y de toda la sociedad.

Hoy existen cerca de 85 instituciones salesianas de educación superior en el mundo, dos de ellas en las inspectoría de Centro América y Panamá: la Universidad Mesoamericana de Guatemala y la Universidad Don Bosco de El Salvador.

Las residencias universitarias han surgido como respuesta a la necesidad de acogida de aquellos jóvenes que deben moverse hacia las grandes ciudades para realizar estudios universitarios. Los salesianos desean ofrecer en ellas no sólo un lugar para dormir y comer, sino sobre todo un hogar donde vivir, una experiencia de convivencia con otros jóvenes y una oportunidad de formación humana, cristiana y profesional complementaria a los estudios universitarios.

El servicio de pastoral universitaria se ofrece sobre todo a aquellos jóvenes que desean continuar creciendo en su fe y que desean hacerlo confrontándola con la ciencia y los estudios que realizan. Este servicio se realiza en estructuras universitarias no salesianas, en capellanías universitarias externas, en parroquias o al servicio de estructuras de la iglesia local. Esta nueva forma de presencia, que crece rápidamente, es signo de la riqueza del carisma y de la opción salesiana por acompañar a los jóvenes en todos aquellos lugares donde ellos están presentes.

 Universidades en Centroamérica, matriculados

Universidades 2011 2012 2013 2014 2015
Universidad Don Bosco, El Salvador 5,194 5,885 6,567 7,192 7,893
Universidad Mesoamericana, Guatemala 4.038 4,332 4,492 4,112 4,473



Somos el resultado de la presencia educativa salesiana.En 1992 don Gilberto Aguilar Avilés, primer Rector de la Universidad Don Bosco, escribía:

Amoris LaetitiaHasta el papa Francisco, los documentos oficiales del magisterio pontificio estaban redactados en un lenguaje tan preciso y teológicamente exacto que resultaban difíciles de leer a los no iniciados en las ciencias teológicas.

Ese lenguaje utilizado se justificaba por el afán de expresar los contenidos del magisterio de tal manera que no hubiera espacio para interpretaciones ambiguas o inexactas.

flor

El matrimonio es una comunidad de vida y de amor que pone el amor en el centro de la familia. El verdadero amor entre marido y mujer implica la entrega mutua, incluye e integra la dimensión sexual y la afectividad, conforme al designio divino.

El matrimonio es una vocación, en cuanto que es una respuesta al llamado específico a vivir el amor conyugal como signo imperfecto del amor entre Cristo y la Iglesia. Por lo tanto, la decisión de casarse y de crear una familia debe ser fruto de un discernimiento vocacional.

RupturasLa historia de una familia está surcada por crisis de todo tipo, que también son parte de su dramática belleza.

Hay que ayudar a descubrir que una crisis superada no lleva a una relación con menor intensidad sino a mejorar, asentar y madurar el vino de la unión.

RupturasViejas Heridas

Es comprensible que en las familias haya muchas crisis cuando alguno de sus miembros no ha madurado su manera de relacionarse, porque no ha sanado heridas de alguna etapa de su vida.

La propia infancia o la propia adolescencia mal vividas son caldo de cultivo para crisis personales que terminan afectando al matrimonio.

NoviosLa preparación de los que ya formalizaron un noviazgo, cuando la comunidad parroquial logra acompañarlos con un buen tiempo de anticipación, también debe darles la posibilidad de reconocer incompatibilidades o riesgos.

De este modo se puede llegar a advertir que no es razonable apostar por esa relación, para no exponerse a un fracaso previsible que tendrá consecuencias muy dolorosas.

Transmisión de la vidaEl matrimonio es en primer lugar una íntima comunidad conyugal de vida y amor, que constituye un bien para los mismos esposos, y la sexualidad está ordenada al amor conyugal del hombre y la mujer.

Por eso, también los esposos a los que Dios no ha concedido tener hijos pueden llevar una vida conyugal plena de sentido, humana y cristianamente.
No obstante, esta unión está ordenada a la generación por su propio carácter natural.

padreymadreRespetar la dignidad de un niño significa afirmar su necesidad y derecho natural a una madre y a un padre.

No se trata sólo del amor del padre y de la madre por separado, sino también del amor entre ellos, percibido como fuente de la propia existencia, como nido que acoge y como fundamento de la familia. De otro modo, el hijo parece reducirse a una posesión caprichosa.

dondeestanLa familia no puede renunciar a ser lugar de sostén, de acompañamiento, de guía, aunque deba reinventar sus métodos y encontrar nuevos recursos. Necesita plantearse a qué quiere exponer a sus hijos.

Para ello, no se debe dejar de preguntarse quiénes se ocupan de darles diversión y entretenimiento, quiénes entran en sus habitaciones a través de las pantallas, a quiénes los entregan para que los guíen en su tiempo libre.

hermanosLa relación entre los hermanos se profundiza con el paso del tiempo, y el vínculo de fraternidad que se forma en la familia entre los hijos, si se da en un clima de educación abierto a los demás, es una gran escuela de libertad y de paz.

En la familia, entre hermanos, se aprende la convivencia humana. Tal vez no siempre somos conscientes de ello, pero es precisamente la familia la que introduce la fraternidaden el mundo.