Vivir, ayudar y amar juntos; jóvenes y adultos, sanos y enfermos, juntos.

No debemos dejarnos “definir” por la enfermedad, o por los problemas, porque no somos nosotros una enfermedad, no somos un problema. Cada uno de nosotros es un regalo, es un don, un don único aveces con sus límites, pero un don valioso y sagrado para Dios, para la comunidad cristiana y para la comunidad humana. Entonces, así como somos, enriquezcamos el conjunto y dejémonos enriquecer por el conjunto.

No tengan miedo 1«Señor, ¡qué bien estamos aquí!» (Mt 17,4). Estas palabras, le dijo el apóstol Pedro a Jesús en el monte de la Transfiguración, y también las queremos hacer nuestras después de estos días intensos. Es hermoso lo que estamos experimentando con Jesús, lo que hemos vivido juntos y es hermoso cómo hemos rezado, y con tanta alegría de corazón. Y entonces nos podemos preguntar: ¿qué nos llevamos con nosotros volviendo a la vida cotidiana?

Quien ama no se queda de brazos cruzadosUstedes, voluntarios, han trabajado durante meses, discretamente, sin ruido ni protagonismos, para que todos pudiéramos estar aquí cantando juntos: “Jesús vive y no nos deja solos: ya no dejaremos de amar”. No sólo eso, han sido un ejemplo de equipo trabajando juntos. Más que un trabajo, ha sido un servicio.

Fiesta del MJS en la JMJ Lisboa 2023La fiesta del Movimiento Juvenil Salesiano, MJS, denominada en esta ocasión WYD Don Bosco 23 , fue uno de los momentos más esperados por los jóvenes salesianos durante la Jornada Mundial de la Juventud, JMJ.

La Fiesta MJS, es un espacio de entretenimiento y celebración, y también una oportunidad para dar visibilidad a la dimensión mundial del Movimiento Juvenil Salesiano. Esta gran celebración reunió a más de ocho mil miembros del MJS de todo el mundo en la casa salesiana de Estoril para una gran fiesta de familia.

Jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano de centroamérica cuentan su experienciaLa delegación de jóvenes salesianos de nuestra inspectoría que participaron en la JMJ Lisboa 2023 estuvo conformada por 188 integrantes de los 6 países, liderados por el P. Jean Paul Bethancorut.

Seis jóvenes nos cuentan la experiencia

nos urge aprender a comunicarnosLa lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno (Santiago, 3,1)

Somos lo que comunicamos, para bien o para malAsí titula el papa Francisco un documento extraordinario acerca del arte, o mejor la virtud que debe distinguir a todo seguidor de Jesús, por no decir a todo ser humano.

Habla señor que tu siervo escuchaEscuchar es un arte que se aprende mediante una disciplina personal rigurosa. La tentación es dejar por supuesto que nacemos con esa habilidad, lo cual no es verdad. Pues, escuchar es diferente a oír. La biología se encarga de facilitarnos la habilidad de percibir sonidos. En cambio, interpretar esos sonidos es tarea de la mente... y del corazón.

Las palabras dulces multiplican los amigos y un lenguaje amable favorece las buenas relacionesUno de los ejemplos más luminosos y, aún hoy, fascinantes de “hablar con el corazón” está representado en San Francisco de Sales, doctor de la Iglesia.

Intelecto brillante, escritor fecundo, teólogo de gran profundidad, Francisco de Sales fue obispo de Ginebra al inicio del siglo XVII, en años difíciles, marcados por encendidas disputas con los calvinistas. Su actitud apacible, su humanidad, su disposición a dialogar pacientemente con todos, especialmente con quien lo contradecía, lo convirtieron en un testigo extraordinario del amor misericordioso de Dios.

un lenguaje sencillo y creativo que llega al corazónJuan Bosco era un extrovertido. Le encantaba conocer a los demás, establecer una relación con ellos, llegar a lo más profundo, a lo más hondo de su persona. Las artes y el juego se convirtieron así para él en medios importantes para tener un público fiel y educar a sus amigos.

El oratorio propone un gran abanico de propuestas comunicativas que toca la vida de los jóvenesDon Bosco no escribió un tratado sobre la comunicación y la educación, y seguro que se
asombraría de la terminología que utilizamos, habida cuenta de que los estudios sobre
comunicación, el análisis de medios, efectos, etc., son relativamente recientes. Pero podemos hacer una lectura de su práctica educativa desde las categorías que hoy se manejan en este campo.

Aveces no nos comunicarmos para escucharnos y entendernosHablar desde el corazón no es un gesto espontáneo. A menudo, nuestras mentes y corazones están llenos de prejuicios, miedos, ansiedades e inseguridades, y nuestra comunicación se vuelve muy cautelosa. Por un lado, los sentimientos de orgullo, envidia y egoísmo nos impiden abrir el corazón. Por otro lado, incluso las emociones amargas de ira, culpa y sentimientos de venganza no nos ayudan a reconocer los corazones de los demás. Queremos comunicar más de nosotros mismos, y muchas veces la verdad y la caridad escasean o se encuentran en menor medida. No nos comunicamos para escucharnos y entendernos.