Artémides Zatti, llevó a Argentina un tesoro: una vida cristiana sólidaLos héroes populares suelen ser personajes poderosos, ricos, bellos, valerosos. También se acostumbra glorificar a los violentos que aplastan a los débiles, a los tramposos, agresivos o estafadores en gran escala.

Zatti Web 2

A principios de 1897, la familia Zatti se embarcó rumbo a Argentina. Artémides contaba con 16 años.Un paisaje, una cultura y un lenguaje nuevos reciben a un joven Artémides, un santo que vivió algunos de los sueños y dificultades, nostalgias y alegrías, que vive cada migrante que deja su tierra.

“Creí, prometí y sané”La fe como adhesión personal a Dios resultó para Zatti una historia personal, llegando a la santidad en el trabajo concreto, en la atención de los enfermos, en el mundo de la salud.

vivir su vocación salesiana como salesiano “coadjutor” le facilita la cercanía con los más necesitadosEn las cosas grandes, uno puede fingir. En las cosas pequeñas, uno se muestra como es. Y en esta respuesta podemos rastrear algo de la vida y el corazón de Don Zatti.

Artémides trabajará en el mundo de la sanidad a la par de los médicos, enfermeras y enfermeros, personal de la saludLa faceta profesional de Artémides, que comenzó con una promesa, se arraigó en la confianza en la Providencia y se desarrolló una vez que obtuvo la curación de su enfermedad. La frase “creí, prometí, sané”, lema de su canonización, muestra la total dedicación que Artémides Zatti tuvo con sus hermanos enfermos, los más pobres y necesitados.

Regalo para el Pueblo de Dios que sufre, cree y confía.¿Qué es lo primero que pensamos cuando decimos “santo”? ¿Qué imágenes nos vienen a la memoria? ¿A qué asociamos la “santidad”? Sin duda nos encontraremos con una pluralidad de ideas, experiencias y recuerdos. Como personas creyentes, es bueno ir a la fuente, a la Palabra de Dios. Allí vamos descubriendo esa hermosa trama de encuentros, de búsquedas, de alegrías y desafíos entre la iniciativa de Dios y la respuesta libre del ser humano.

El P. Ricardo Cámpoli Es el responsable de la preproducción, rodaje y postproducción, guión y dirección de la primera película para cine de la Argentina Salesiana “Zatti, Hermano Nuestro”En entrevista exclusiva para el Boletín Salesiano de Centroamérica el P. Ricardo Javier Cámpoli nos cuenta su experiencia realizando la película de san Artémides Zatti.

El P. Ricardo estudió un Técnico Superior en Comunicaciones Sociales en la Universidad Católica de Salta y la Licenciatura en Producción y Realización Audiovisual en la Universidad Abierta Interamericana en Rosario, Santa Fe. Es el responsable de la preproducción, rodaje y postproducción, guión y dirección de la primera película para cine de la Argentina Salesiana “Zatti, Hermano Nuestro” en conjunto con el equipo del Boletín Salesiano de ese país.

Los jóvenes del MJS nos hablan de santidadLos santos salesianos favoritos de los jóvenes del MJS

 

Leer más:

kev4637Jesús acoge como amigos a quienes quieren ser sus discípulos: “Ustedes son mis amigos”. Es una amistad inquebrantable a la vez que un privilegio. Es también un don, pues nos da acceso a su corazón.

ricardo iv tamayoPartes de la humanidad parecen sacrificables en beneficio de una selección que favorece a un sector humano digno de vivir sin límites. Esa cultura afecta principalmente a los sectores más frágiles, entre los que se encuentran las personas con discapacidad.

zatleticJesús es el Profeta por excelencia. Profeta es quien anuncia con autoridad una verdad importante. Jesús, como profeta, no anuncia verdades de tipo intelectual.