BITACORA DE UN SALESIANO

Un cumpleaños más. El deber sobre el placer. Mi plan de visitas a las comunidades salesianas de Centro América se sobrepuso cruelmente a mi fecha de cumpleaños. Pero el deber es el deber y me resigné a perder la fiestecilla en mi comunidad y las felicitaciones de mis amigos de El Salvador.

Parroquia María Auxiliadora en una de sus noches con Don Bosco.El regusto que me ha dejado la celebración de la fiesta de Don Bosco creo que me durará por buen tiempo. En realidad, disfruté a medias los sucesivos eventos de la novena y fiesta. Cada día de la novena había una encuentro festivo después de la misa de la tarde. Adultos y jóvenes se repartieron la organización de estos alegres encuentros que tenían lugar en el patio adjunto a la iglesia.