ConociendoDB 257Aquel febrero de 1828 era un día muy frío. Juan Bosco tenía trece años y su rostro estaba surcado por las lágrimas.

Foto: BpcraddockHabía en el grupo de música del Oratorio un relevante maestro organista. Era bueno, pero a veces perdía la cabeza y le costaba obedecer.

DB David PastorA diferencia de otras familias religiosas, en nuestros orígenes no hay grandes personajes intelectuales o de renombre científico o teológico.

Conociendo a DBMargarita Occhiena se ha decidido: mandará a su hijo al instituto público de Chieri, pequeña ciudad a quince kilómetros de Turín, con nueve mil habitantes; población dedicada sobre todo al textil y al comercio, con un seminario y algunos conventos de diversas órdenes religiosas, tanto que es definida como “ciudadela de Dios”.

Conociendo a DB 25314 de mayo de 1862: veintidós salesianos reunidos en una pequeña estancia de Valdocco hacen oficialmente por vez primera, puede que, con algo de temor, los votos de pobreza, castidad y obediencia.

CampoValdoccoCuando los romanos se establecieron en esta región, yo ya estaba aquí. Cuando levantaron una gran ciudad, a la que denominaron Augusta Taurinorum, yo ya producía cada año una cosecha.

la vara 2Del castigo a la palabra

Los campesinos del caserío de I Becchi apreciaban la flexibilidad de nuestros cuerpos. Por este motivo destinaban siempre un pequeño campo al cultivo a las varas de mimbre.

talleresPara los muchachos nacen en otoño de 1853 los dos primeros talleres de Valdocco: primero el de los zapateros, después otro para los sastres. Don Bosco quiere entretener en el espacio protegido del Oratorio a aquellos jóvenes más en peligro, ocupándose directamente de su aprendizaje.

a024 orig1. Cuando jovencito, Juan tenía el anhelo de estudiar para alcanzar su ideal. Pero todo parecía contrario: la pobreza (campesinito y huérfano), la lejanía de la escuela (cinco km), la oposición de su hermanastro Antonio (¡había que trabajar!).

Don Bosco junto a Bartolomé Garelli.Desde el inicio de su permanencia en el Convitto, Don Bosco se hizo amigo de algunos muchachos que comenzaron a seguirlo por todos lados, aunque él no tuviera ni siquiera un cuarto donde reunirlos ni una idea clara de lo que habría hecho después con ellos.

Prube no superada

En una de sus excursiones, el joven Jerónimo Suttil se acercó a Don Bosco y le pidió con ahínco, como ya había hecho en otras ocasiones, que lo recibiese entre los salesianos.

Foto: PixabayA veces, y después de haber intentado todo medio, al ver que ciertos alumnos eran incorregibles, Don Bosco empleó tales correcciones que permanecieron inolvidables, como la del 16 de septiembre de 1876.