Don Ángel en la entrada del Colegio Don Bosco de Masaya. Managua, 30 de agosto del 2016.- El primer día del Rector Mayor Don Ángel Fernández Artime en tierra nicaragüense comenzó con un encuentro masivo de jóvenes en un inmenso centro educativo de las Hijas de María Auxiliadora en Managua.

Cálculos improvisados hablaban de dos mil o tres mil niños, niñas, adolescentes y jóvenes reunidos en un gimnasio espacioso. El entusiasmo estridente de la concurrencia juvenil propio de la juventud nicaragüense estaba a tono con el fuerte calor dentro y fuera del recinto.

Dos danzas artísticas ejecutadas por grupos de alumnos abrieron el espacio para un diálogo con la multitud de asistentes. Con aplomo, representantes juveniles plantearon al Rector Mayor densas preguntas que dieron pie a Don Ángel para proponer a la abigarrada población juvenil propuestas retadoras de humanismo cristiano.

Los jóvenes querían saber qué implica el proyecto de vida. La respuesta de Don Ángel fue inmediata: un sueño respecto de la propia vida, escuchar lo que siente el corazón, cómo asumir el trabajo como vocación.

Las nuevas tecnologías y su uso responsable fue otra inquietud planteada al Rector Mayor, quien aclaró ellas no son ni buenas ni malas. Es su uso bueno o malo lo que cuenta. Alertó también sobre la facilidad de fomentar la dependencia por un uso desmedido de las mismas.

El tema de la igualdad de la mujer fue otro tópico a esclarecer. El Rector Mayor indicó que tanto la sociedad como la iglesia deben mucho a la mujer. Y abundó recordando que los salesianos tenemos dos figuras de gran influencia, una masculina (Don Bosco) y la otra femenina (María Mazzarello).

Sobre la familia – otra pregunta más – Don Ángel recomendó cuidar los afectos familiares, pues no hay nada que la supla; más bien, la familia nunca nos va a fallar.

A mediodía el Rector Mayor almorzó en el Centro Juvenil Don Bosco, de Managua, en compañía del cardenal salesiano Miguel Obando y del arzobispo, cardenal Leopoldo Brenes. En el almuerzo participó también el obispo salesiano Abelardo Mata. Estaba presente también la inspectora de las Hijas de María Auxiliadora de Centro América Sur sor Elia Flores Sandino y el inspector de Centro América, padre Alejandro Hernández, más otros invitados.

Por la tarde el Rector Mayor viajó a la cercana ciudad de Masaya, donde lo esperaban los miembros del movimiento juvenil salesiano de Nicaragua más los alumnos de varias escuelas y colegios salesianos. El recibimiento de Don Ángel explotó en una algarabía incontenible y derroche de entusiasmo de chicos y grandes. Grupos artísticos presentaron exquisitos bailes folkóricos en los que más de una vez tomó parte el Rector Mayor para delicia desbordada de los jóvenes.

Poco después, Don Ángel se reunió con un público más reducido de animadores de los grupos juveniles salesianos del país. También allí hubo espacio holgado para preguntas y respuestas.

Finalmente el Rector Mayor cenó en el Colegio Salesiano en compañía de la comunidad salesiana y sus colaboradores, más algunos sacerdotes y religiosas de la ciudad. Después de la cena se trasladó a la ciudad de Granada para descansar.

 

 

myFlickr

Ver álbum completo

Compartir