banner noticias elsalv

Douglas Pérez junto a sus hermanos salesianos. Ayagualo, diciembre 2020.- Douglas, con treinta años de edad, completó su extenso período de formación salesiana y, en ceremonia solemne, pronunció sus votos definitivos de pobreza, castidad y obediencia en la congregación salesiana el 8 de diciembre del 2020 en la emblemática capilla salesiana de Ayagualo, El Salvador.

En el marco de una ceremonia litúrgica, solemne y a la vez familiar, el joven Douglas consagró su vida entera como religioso salesiano al servicio de los jóvenes más pobres según el estilo de Don Bosco.

Su madre y sus hermanos menores asistían felices a la ceremonia, conscientes de que no perdían sino ganaban a ese miembro de la familia que, como hijo de Don Bosco, estaría más unido que nunca a ellos.

Un discreto número de salesianos, unos jóvenes, otros veteranos, acogían agradecidos a este hermano con quien se podría contar para el enriquecimiento de la misión salesiana juvenil en Centro América.

Douglas ha bebido el carisma salesiano desde niño. Primero, en Ayagualo, su pueblo natal, con las Hijas del Divino Salvador. Después, en el Colegio Santa Cecilia, de Santa Tecla, donde estudió el bachillerato. Lo demás fue coser y cantar a lo largo de los años formativos del prenoviciado, noviciado, tirocinio y teología. Un poco más y será ordenado sacerdote.

myFlickr

Ver álbum completo

Compartir