Coacalco 2019.- México, agosto 2019.- El plan de reestructuración de las obras, promovido por la Congregación  tiene un modelo claro de ejecución en las Casas de Formación.


Efectivamente, el dicasterio para la Formación ha concentrado las fases de Formación a partir del Noviciado, en las diversas regiones de la Congregación. Al crear casas de formación interinspectoriales se logra una mayor riqueza en el número de formandos, en la aportación de las Inspectorías con formadores, en la interculturalidad, y, sobre todo, en el sentido mundial de la Congregación. El salesiano, dice don Ángel Fernández es “de” y “para” la Congregación.

Desde el año 2012 la Inspectoría estuvo enviando los novicios al Noviciado de La Ceja, Medellín, Colombia. Actualmente, el último grupo que son 8, terminarán el año de Noviciado en enero de 2020.

En la reunión de Inspectores del año 2018 quedaron definidos los Noviciados, Postnoviciados y Teologados de la Región Interamérica. Fue así como se decidió que el Noviciado de Coacalco, México, fuera la sede de los novicios de México, Centro América, Antillas y Haití.

Esta es la razón por la que, desde el cuatro de agosto de este año, nos encontramos en México, 6 novicios y este mortal, iniciando una nueva experiencia. Una experiencia que nos obliga a un cambio de mentalidad, de calendarios escolares y, sobre todo, a la apertura de cómo es vista hoy la formación por parte de la Congregación.

Este año la comunidad del Noviciado está formada por 5 formadores (2 de MEM, 1 de MEG, 1 de CAM y 1 de HAI) y por 17 novicios (7 de HAI, 6 de CAM, 2 de MEG y 2 de ANT)

Los novicios de CAM son: Axel Rodas (Guatemala), Marco Antonio Aquino (Guatemala), Emmanuel Guantá (Guatemala), Edwin Baños (El Salvador), Fernando Pacas (El Salvador) y Rodrigo Zamora (El Salvador).

Sigue siendo muy actual la llamada de Jesús: “rueguen al dueño de la mies...” y, por supuesto, el empeño porque en nuestras obras esté viva la cultura vocacional. También hoy como en tiempos anteriores, hay vocaciones en las obras. Es necesario cultivarlas y acompañarlas debidamente.

 

myFlickr

Compartir