Estudiantes en Talita KumiNo es que simplemente quería morir, sino que con todo el corazón deseaba ir al cielo.

El Señor nos ha visitado y llevado a su lado a la Hermana Alicia Che Tiul, originaria de Tanchí, de 37 años de edad.

Estuvo hospitalizado durante casi todo el año 2009 en Guatemala. En febrero 2010, después de una recaída y un derrame cerebral, los médicos del Hospital General San Juan de Dios recomendaron que se retirara la paciente, pronosticando que aguantaría sólo otros dos meses.

Sin embargo, ella se mantuvo durante los últimos siete meses. No sólo aceptó la realidad, sino que expresó una gran alegría al oír que pronto iría al cielo. Siempre sonreía con todos los que la visitaban, y ya que no pudo hablar más por el derrame, levantando la mano izquierda hacia el cielo. Pronunciaba “Jesús María”, indicando que iba al cielo a estar con ellos.

Centro Talita KumiLas Hermanas de la Resurrección, en colaboración con profesionales laicos han formado el Centro Talita Kumi para el desarrollo integral de la familia campesina, con atención especial a las mujeres indígenas.
Las áreas de atención se encuentran en once municipios de Alta Verapaz, uno en Huehuetenango más otro el Quiché. En total, son 600 comunidades las beneficiadas desde tres sedes: Carchá, Carolina Chisec y Sechactí Las Casas.

El Banco Mundial, la Fundación Soros y el BID han otorgado reconocimientos a la labor de promoción de esta institución.

El P. Ricardo Xo Choc es un sacerdote diocesano, padre de un hijo y de tres hijas y abuelo de un ramillete de vivaces nietos. Su esposa, Ana María Rey Tiul falleció el año 2000.

El P. Ricardo había sido ordenado diácono casado el año 1991 en la diócesis de Verapaz, Guatemala.  Por varios años trabajó con los salesianos de la parroquia misionera de Carchá, colaborando en la pastoral indígena qeqchí.

Al morir su esposa, solicitó al obispo mons. Rodolfo Valenzuela ser ordenado sacerdote. Después de las consultas del caso, el obispo aceptó su solicitud. La ceremonia de su ordenación se celebró en la espaciosa iglesia de San Juan Chamelco, que se precia de haber sido construida en los primeros tiempos de la colonia. En la fiesta participaron  cuatro mil fieles indígenas qeqchíes, quienes celebraron a lo grande este acontecimiento poco común. Veinticinco sacerdotes compartieron la celebración eucarística.

El P. Ricardo nació en 1955 en la aldea de Chizón, Carchá.  Siendo muy joven, fue invitado a vivir en la comunidad misionera salesiana junto con otros 17 compañeros indígenas. La idea era formar un grupo de jóvenes apóstoles indígenas que pudieran transmitir la fe cristiana desde su propia cultura.  En ese entonces surgía con vigor el movimiento de los catequistas o celebradores de la Palabra, como se les llamaba.

Un miembro de ese mismo grupo fue el también sacerdote Pedro Choc, actual prior del monasterio benedictino de Cobán.

El P. Ricardo trabajó como diácono casado durante diez años. Asistió a la Conferencia Episcopal Latinoamericana de Santo Domingo por invitación personal de Juan Pablo II. Actualmente es pastor de cuarenta comunidades indígenas. Cuenta en su haber una larga experiencia en la catequesis por radio.

El reto es ofrecer a los catequistas una formación sólida.La palabra “catequista” puede sonar engañosa, si no conocemos de cerca la realidad misionera de Alta Verapaz. El catequista indígena, hombre o mujer, es una persona con vocación de líder religioso, que asume la tarea de animar a su comunidad de modo permanente.
Hay catequistas con decenas de años en el servicio. No reciben ninguna remuneración económica por el oficio. Trabajan en equipo. Gozan de prestigio en su comunidad.

El equipo de catequistas coordina y anima las celebraciones religiosas dominicales. De ordinario, presiden la celebración por falta de sacerdote. Cuando éste visita la comunidad, los catequistas le ofrecen un apoyo inestimable.

Crecer como pueblo itinerario trabajosoDescribir la situación local dominante en 1935 en Alta Verapaz es tarea arriesgada, pues hay que proyectar hacia atrás las condiciones vistas en los años 60.

Con trazos gruesos se puede visualizar la realidad local de entonces como una zona casi aislada, con escasa población, de mayoría indígena de la etnia qeqchí. El área rural estaba organizada en extensas fincas heredadas de los alemanes, que habían colonizado la zona desde finales del siglo XIX hasta la segunda guerra mundial.

La población indígena vivía dispersa en pequeñas comunidades autónomas o como peones de fincas. Estas se manejaban al estilo feudal: el patrón era la autoridad arbitraria en su propiedad. La población vivía en un nivel de subsistencia, casi totalmente analfabeta, explotada aún por las autoridades municipales. Desnutrición y enfermedades comunes eran las características dominantes. Los servicios públicos de salud y educación eran prácticamente inexistentes. La afición al licor hacía estragos en toda la población.

Centro Don BoscoVeintiocho años prestando servicios educativos gratuitos a alumnos de escasos recursos económicos en su mayoría pertenecientes a la etnia qeqchí.

Cuenta con subsidio anual del gobierno.

Atiende actualmente a:
• 1036 niñas y niños indígenas en 27 escuelas rurales.
• 1525 jóvenes indígenas en 3 internados, cubriendo el Ciclo Básico y el Bachillerato en Ciencias y Letras.
• En los tres internados se imparte capacitación para el trabajo en carpintería, soldadura y herrería, sastrería, electricidad, albañilería y computación.

Desde que llegaronLos salesianos llegaron a Carchá el 18 de mayo de 1935. Ese día, por la mañana, en Cobán tomaba posesión de su diócesis el obispo José Luis Montenegro, dominico, después de 50 años que la diócesis de Verapaz había quedado sin obispo debido a problemas políticos. Por la tarde, el nuevo obispo viajó a Carchá para encomendar a los salesianos esa parroquia, siendo el nuevo párroco
el P. José Schmitz, quien estaría al frente de la misma por 14 años.

Otro salesiano de la primera hora fue el P. José Dini, quien llegó a Carchá en 1939 y trabajó en esa misión durante 15 años. Fue el primer salesiano en atreverse a lidiar con el idioma local, el qeqchí.

75 Años de presencia misioneraA 200 km al norte de la capital de Guatemala se encuentra la misión salesiana de Carchá-Raxruhá, que está celebrando sus 75 años
de presencia pastoral. La misión salesiana forma parte de la diócesis de Verapaz, en Guatemala.

Las cifras, algunas aproximadas, dicen mucho sobre el denso tejido eclesial de esa comunidad eclesial mayoritariamente indígena:

* 423 comunidades cristianas aglutinadas en 130 centros pastorales,
* 4,000 ministros dedicados a la pastoral,
* 5 congregaciones religiosas femeninas en el territorio: Hermanas de la Resurrección, Esclavas del Sagrado Corazón, Hijas del Divino Salvador, Hijas de María Auxiliadora, Hermanas Escolares de San Francisco),

* 9 sacerdotes salesianos misioneros.

Misión salesiana en Guatemala: 75 años - BSCAMLa celebración de una fecha grande como esta tiene dos vertientes. Se mira hacia atrás para lograr una visión global del trayecto realizado. Se mira hacia adelante para intuir nuevos caminos en consonancia con la trayectoria realizada.

Los Salesianos llegaron a San Pedro Carchá, en Guatemala, hace 75 años. La iglesia local les asignaba una tarea pastoral exigente: población numerosa y dispersa en un territorio poco accesible, pobreza extrema, lengua y cultura indígena, vivencia católica rudimentaria. En suma, una tarea de titanes para un exiguo grupo de misioneros que ya habían dejado atrás su juventud.

La Urna de Don Bosco en CentroaméricaDon Bosco visitó nuestros seis países centroamericanos. Sí, era una reliquia insigne de nuestro Santo que venía dentro de una imagen con el rostro exacto a como era nuestro Padre cuando vivía. Pero esos tecnicismos no nos importaron gran cosa. Todos percibimos su espíritu presente entre nosotros.

Eso explica la explosión de alegría que su paso iba despertando en cada lugar visitado. Las multitudes no se acercaban a la urna por curiosidad. Eso era evidente. Había emoción, lágrimas, júbilo, fiesta. Una fiesta que estallaba en cantos, bailes, bandas musicales, pólvora. Y mucha oración concentrada.

Los santos que están tan cerca de Dios, pueden más fácilmente  exponer los deseos ardientes  y los problemas  que afligen a los fieles en la tierra.La madre Iglesia, en su sabiduría, desde el principio ha pensado que para ayudar a los fieles a caminar por la vía del amor no hacía falta escribir tratados de teología, tal vez complejos y poco accesibles a los sencillos. Ha entendido, sin embargo que la ciencia del amor no se aprende en libros, sino siguiendo el ejemplo de aquellos fieles que mejor han sabido tener los mismos sentimientos de Jesús. Éstos son los testigos de la fe.
Al principio se escribían los testimonios del martirio de los fieles llamadas Actas  o Pasiones de los mártires. Después del tercer siglo, se escribieron también la vida de los santos monjes, de los santos obispos y de otros santos fieles que eran propuestos como modelos de santidad La Iglesia comenzó a pronunciarse oficialmente y a señalar personalmente ejemplos de vida cristiana, que se vinieron a llamar santos. Muchas veces eran los mismos fieles los que, impresionados por el testimonio de estos grandes cristianos, insistían para que fuesen reconocidos pronto como santos por la Iglesia.

Celebración eucarística en la Parroquia Don Bosco  (Ciudadela, Soyapango).En el aeropuerto militar de Ilopango aterrizó a las 3.10 pm el pequeño avión que, procedente de Tegucigalpa, transportaba la urna de Don Bosco.

A recibir la insigne reliquia en la pista se hicieron presentes el nuncio apostólico mons. Luigi Pezzuto, el obispo de Zacatecoluca mons. Elías Bolaños, así como salesianos, exalumnos y autoridades militares.

En el salón principal se desarrolló el acto oficial de bienvenida a Don Bosco. Antes de iniciar la celebración litúrgica de bienvenida, la alcaldesa de Ilopango lo saludó en nombre del municipio. Representantes de los diversos grupos de la Familia Salesiana más alumnos y alumnas de colegio salesianos llenaban el amplio espacio. Al final del acto religioso, el alcalde de Soyapango entregó las llaves del municipio.