P. José Misieri, el fundadorEl 19 de marzo de 1912, día de San José, salieron de Santa Tecla, El Salvador, rumbo a Nicaragua tres salesianos: el sacerdote José Dini, el clérigo Jorge Müller y el coadjutor Esteban Tosini. Les acompañaba y guiaba el Padre Misieri, que había regresado rápidamente de Nicaragua a El Salvador. Fueron a caballo hasta el Puerto de La Libertad, a unos 27 kilómetros. Entonces no había carretera asfaltada al puerto. Como llegaron con retardo, ya se había ido la lancha que pasa carga y pasajeros del muelle al barco, porque este no se podía acercar mucho a tierra. De la lancha, que amablemente les prestó el comandante del puerto, fueron subidos al barco, uno por uno, poniendo el pie en un gancho atado a un mecate, como subían los costales; y eso lo lograron sólo a fuerza de protestas, porque la escalera para la gente no la quisieron bajar. Pero al fin estaban embarcados.

Al día siguiente llegaron a Corinto, y de allí a León. Durmieron en el seminario, donde residía el único obispo de Nicaragua.

Año 1926. El Padre Inspector me despachó a Nicaragua para abrir la casa de Masaya. Todo el personal: el clérigo J. Ángel Torres y el Hermano Antonio Portillo.

El señor arzobispo y el párroco de Masaya entregaron a los salesianos la hermosa Iglesia de San Sebastián casi terminada, con la condición de que, si la abandonaban por cualquier motivo durante diez años, perderían todo derecho.

tmnarcisoNarciso Sequeira Arellano fue el primer salesiano de Centro América. Nació en Granada, Nicaragua, el 14 de julio de 1851, y murió en Sevilla, España, el 28 de septiembre de 1923.

Había hecho sus votos religiosos en San Vicente de los Huertos, cerca
de Barcelona, el 22 de octubre de 1896.
Como por entonces no había salesianos en Centro América, pues llegaron por primera vez en 1897 a El Salvador, y hasta en 1912 a Nicaragua, Narciso tuvo que ir a Europa para realizar su sueño de consagrarse a Dios en las filas de Don Bosco. Pero lo más notable en don Narciso no fue ese primado, sino su conversión y vida santa.
De una carta-recuerdo que escribió el Padre Joaquín Bressan, director del Colegio Salesiano de Sevilla en 1923, entresacamos los siguientes párrafos llenos de amor fraterno y sinceridad.

“Don Narciso Sequeira Arellano se extinguió como lámpara en el santuario después de haber esparcido entre nosotros, durante los 30 años de su vida salesiana, los esplendores de una vida santa, informada de viva fe y acendrada piedad, que edificaron hondamente a cuantos lo conocieron.

El segundo salesiano centroamericano fue un nicaragüense. Se trata de Adolfo Zambrano Delgadillo, que nació en Masaya, fue bautizado en la Parroquia de la Asunción de la misma ciudad, aunque probablemente el origen de su familia por el lado del papá está en Niquinohomo, y el  de su mamá en Nandaime. De todos modos, Doña Leandra Delgadillo de Zambrano, seguramente ya viuda, vivía en Granada con su hijo Adolfo, en una propiedad suya (casa y solar), situada en el ángulo suroeste del actual convento de las monjitas clarisas, que antes fue la escuela Padre Misieri primitiva.

bs191-2-11En 1896 vino el P. Angel Piccono a Centro América enviado por Don Rúa, en viaje de exploración salesiana. Después de visitar El Salvador, procedente de California, entró a Nicaragua y la atravesó por su parte principal.

Llego a Puerto Corinto, sobre el Océano Pacífico, el 20 de agosto, y salió del país por el puerto de San Juan del Norte, sobre el Océano Atlántico el 2 de septiembre de 1896. Fueron catorce días de intensa actividad apostólica y de profunda huella. Al cruzar Nicaragua, tenía el Padre Angel Piccóno 49 años de edad y 16 de sacerdocio. Era el primer salesiano que venía a Nicaragua con vistas a una fundación básica en la ciudad de Granada.

bs191-12La gran bendición de Dios sobre esta ciudad no se limitó a enviar a los sacerdotes y coadjutores salesianos, sino que también trajo a la segunda rama del árbol, o sea las Hijas de María Auxiliadora, y con qué abundancia.

El Diario Nicaragüense del 12 de marzo de 1912 reporta lo siguiente:

“Antier por el tren expreso que trajo a esta ciudad al señor Ministro de Relaciones Exteriores, ingresaron las Hijas de María Auxiliadora, que vienen a hacerse cargo de la Casa de Obreras que, por iniciativa de doña Blanca de Coronel  Matus, doña María Medina de Rodríguez y otras damas de esta sociedad, se ha fundado en Granada, con el noble fin de levantar el nivel moral, intelectual y material de las mujeres del pueblo que en ese centro de beneficencia se van a educar. Y ha sido en verdad inspiración bajada del Cielo el que se haya escogido para regentarlo a esas sublimes mujeres que forman las segunda rama del providencial árbol de Don Bosco, las que se conocen con el sugestivo nombre de Hijas de María Auxiliadora, cuya santa y fecunda acción en la difícil tarea de la educación de la mujer ya ha dado por el mundo entero beneficiosos resultados que todos aprecian por igual.

bs191-13Nació en Granada, Nicaragua, el 13 de enero de 1902 y murió en Las Peñitas, León el 7 de julio de 1977. Tenía 75 años de edad.

A los 18 años viaja a El Salvador para incorporarse al noviciado en la Congregación de las Hijas de María Auxiliadora.

Sus habilidades para el piano y la pintura le resultaron de gran utilidad para su servicio educativo en los colegios de su congregación tanto en Nicaragua como en Costa Rica.

Sor María sabe comunicar a sus alumnas la pasión por el apostolado. Es entonces que nacen las “misioneritas”, alumnas que visitan los barrios más pobres para evangelizar familia por familia.

Un paso más será la creación de los oratorios o reunión de fin de semana de muchachos y muchachas de los barrios pobres para la diversión y formación cristiana.

bs191-14-granadaGranada es actualmente una joya turística que luce con orgullo su pasado colonial y sus atractivos geográficos. Pero a la vuelta de la esquina se descubre la otra cara de la ciudad: pobreza acuciante.

Los Salesianos dirigen un colegio con una población escolar de  625 estudiantes, ellos y ellas, desde los pequeñines de preprimaria hasta bachillerato.

A ello se agrega un doble oratorio. El oratorio nocturno que funciona tres noches por semana con la clásica actividad deportiva, la catequesis y las tradicionales oraciones de la noche, al puro sabor de los viejos tiempos. Jóvenes empapados de sudor concluyen sus encuentros de futbol y basquet con concentrada devoción para las oraciones de la noche, a lo Don Bosco. El domingo el oratorio se abre por la mañana para niños y jóvenes con deporte y catequesis bien organizada por catequistas jóvenes.

BSCAMMasaya es una simpática y pequeña ciudad artesanal. Se respira un aire de familia al caminar por sus tranquilas calles. Tradiciones pintorescas jalonan el transcurso del año.

A Masaya llegaron los Salesianos en 1926. Actualmente existe el Colegio Salesiano Don Bosco, cuya construcción es básicamente la de los primeros tiempos. Un espléndido corredor y amplios campos de deporte acogen a 720 alumnos de primaria y secundaria de la ciudad.

El oratorio funciona los fines de semana. Tres grupos juveniles promueven la formación de líderes cristianos. Salesianos Cooperadores, Damas Salesianas, Asociación de Devotas de María Auxiliadora y Exalumnos tienen cada uno una organización consistente.

bs191-17-masatepeMasatepe es una de las varias ciudades pequeñas cercanas a Masaya, los así llamados Pueblos Blancos, que se distinguen por su primor y limpieza, tanto que es paseo turístico obligado.

Allí funciona una doble obra de las Hijas de María Auxiliadora. Se trata del Colegio María Auxiliadora, cuya sección preescolar y primaria está separada de la secundaria por una calle empedrada.

La obra tiene 77 años de existencia y cuenta con 450 vivarachos niños y jóvenes de ambos sexos.

Como todo centro educativo de las Hijas de María Auxiliadora, en él se respira orden, limpieza, disciplina suave y dedicación concentrada al estudio.

BSCAMLas Hijas de María Auxiliadora tienen una presencias educativa en Camoapa (Boaco). A esta ciudad llegaron en 1987, siendo recibidas por el obispo, algunos sacerdotes y gran parte de la población.

Actualmente tres Hijas de María Auxiliadora dirigen un internado para treinta niñas. La promoción humana a favor de la población local es una tarea prioritaria de las religiosas. Ellas colaboran también en la escuela diocesana

BSCAMEn la agradable ciudad norteña Estelí tres Hijas de María Auxiliadora animan la Casa de Acogida de Menores en Riesgo Social Sor María Romero fundada en el año 2000.

Se trata de un internado que acoge a niñas de seis a doce años que se encuentran en alto riesgo. Ofrece además atención educativa a 120 niños y niñas de dos a catorce años de edad.

Un dispensario médico para la población más necesitada, un centro de promoción para mujeres, y catequesis para los niños de la parroquia son otras de las muchas actividades de la obra.