MEditacion-4En la novela española «El diablo cojuelo», hay un personaje que va por encima de las casas levantando los tejados y observando lo que hay adentro. Si tuviéramos el poder de este curioso personaje, quedaríamos asombrados al ver tanta amargura, tanta desilusión, tanta frustración en muchos hogares. 

Un siquiatra de Estados Unidos afirmó que el 75% de los matrimonios de ese país son «desdichados». Es algo que deja sin aliento. No cabe duda de que una epidemia maléfica está desbaratando nuestras familias. Nuestros hogares, cada vez más, se están convirtiendo en pequeños hoteles a los que los miembros de la familia casi solo llegan a comer y a dormir. Allí se ve televisión, se leen los periódicos, se escucha música; pero casi no se platica; se gritan mucho unos a otros; el diálogo casi ha desaparecido por completo. ¿Que les estará pasando a nuestras familias?

MED-1Cuando el salmista David comienza uno de sus salmos diciendo: “Abre, Señor, mis labios y mi boca proclamará tu alabanza” (Sal 51,17 ), está señalando algo básico con respecto a la oración de alabanza. Nosotros no tenemos una varita mágica para iniciar cuando queramos la oración de alabanza. Necesitamos que Dios “abra nuestros labios” por medio del Espíritu Santo para poder alabarlo. No basta la voluntad humana. Solo Dios tiene la “llave” que nos permite alabarlo. Esa llave es el Espíritu Santo. Bien lo afirma san Pablo cuando nos revela que nosotros, por nuestra debilidad, no somos capaces de decir ni siquiera: “Jesús es el Señor”, si no es por la acción del Espíritu Santo en nosotros (1Cor 12, 3).

 Cuando David dice, en el salmo 40: “Puso en mi boca un canto nuevo”, está reafirmando lo mismo: es Dios el que pone en nuestros labios la alabanza por medio del Espíritu Santo. Es el Espíritu Santo el encargado de provocar en nosotros la oración de alabanza, que le agrada sobremanera a Dios.  El profeta Ezequiel cuenta su experiencia. El Señor le ordenó que les hablara a unos “huesos secos”. El profeta obedeció: los huesos comenzaron a moverse y a revestirse de carne. El Señor le indicó al profeta que le faltaba algo: tenía que invocar al “Ruah”, al Espíritu, para que “soplara” sobre los huesos secos. Cuando el profeta invocó al Espíritu, los huesos secos se convirtieron en el ejército del pueblo de Dios. (Ez 37,1-11). En la Biblia, el “Ruah” es el viento fuerte en movimiento, que indica la presencia del Espíritu Santo. Es el Espíritu Santo, el “dador de vida”, el que hace que las palabras congeladas en nuestro corazón sean calentadas y se conviertan en jubilosa alabanza. De esta manera, se realiza la promesa del Señor: “Yo haré entrar mi Espíritu en ustedes y vivirán” (Ez 37,5). Por eso, lo  primero que debemos hacer, al intentar alabar a Dios, es invocar al Espíritu Santo para que caliente nuestro corazón y brote la oración de alabanza.

meditacion-1La Carta a los Romanos tiene una de las afirmaciones más desconcertantes y consoladoras de la Biblia. Dice: “Todo resulta para bien de los que aman a Dios” (Rom 8, 28). Intelectualmente es fácil aceptar este principio bíblico. Vivirlo es muy difícil. Aquí se encierra la esencia de lo que debe ser la confianza total en Dios, Padre amoroso, que todo lo dispone para bien de sus hijos que lo aman. Ésta es la base para alabar a Dios en todo tiempo y circunstancia. Intelectualmente creemos que “todo resulta para bien de los que aman a Dios”; pero lo cierto es que continuamente nos “quejamos” de lo que sucede a nuestro alrededor: por el frío, por el calor, por el teléfono, por las circunstancias negativas que nos rodean. Al quejarnos, en la práctica, estamos protestando contra “alguien”. Ese Alguien, en última instancia, es Dios, aunque, conscientemente, no lo expresemos del todo.

 

Si, de veras, creemos de corazón que “todo resulta para bien de los que aman a Dios”, deberíamos vivir en una continua actitud de alabanza a Dios por todo lo que nos sucede. Dice san Pablo: “Den gracias a Dios en todo porque ésta es la voluntad de Dios” (1 Tes 5, 18). ¿Damos gracias a Dios en todo? ¿En los momentos de gozo como en los de amargura? Si estuviéramos convencidos de corazón, por fe, de que todo responde a un plan de amor de Dios, deberíamos distinguirnos por ser unos perpetuos alabadores de Dios en todo momento. Lo cierto es que, más bien, nos distinguimos por nuestras continuas quejas, por nuestras rebeldías internas, que demuestran que, en la práctica, no creemos de corazón que “todo concurre para bien de los que aman a Dios”.

med1Varias veces he experimentado lo siguiente: en un grupo de personas, he invitado a varias personas para que hagan una oración. Casi todos, inician la oración diciendo: “Señor, te pido...”, “Señor, te pido...”, “Señor, te pido...”. Para muchos, la oración es sinónimo de “pedir” cosas a Dios.  Se olvidan de darle gracias, de bendecirlo, de alabarlo. Para muchas personas la oración de alabanza es casi desconocida. En su oración normal abundan los “Te pido...” y no aparecen los “Te alabo...”. Cuando acudimos a Dios sólo para pedirle cosas, demostramos que, propiamente, no lo amamos, sino que lo buscamos únicamente porque queremos la solución de nuestros problemas.

 

La oración de alabanza ha sido llamada “la oración perfecta” porque la persona que de corazón alaba a Dios, propiamente se olvida de sí misma para centrar su atención en la bondad y la grandeza de Dios; porque su objetivo en la oración no es obtener favores de Dios, sino expresarle su agradecimiento, su admiración. Algo que no se olvida con mucha frecuencia: la alabanza es una “orden” expresa de Dios. No es un consejo piadoso. No es una recomendación. Dice Pablo: “Den gracias a Dios en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús” (1 Ts 5, 18). Es una orden  del Señor. Algo que le agrada. Algo que debe brotar espontáneamente del corazón agradecido.

meditacion-2A muchas personas no les resulta fácil la oración de alabanza; la emplean alguna vez, pero sin gozo, rutinariamente. Analicemos algunos obstáculos que pueden impedirnos gozar de la oración de alabanza, que tanto le agrada a Dios y que reporta múltiples bendiciones.

Falso concepto de Dios

La alabanza es una oración jubilosa por medio de la cual le queremos manifestar a Dios nuestro gozoso agradecimiento. Es por eso de suma importancia preguntarnos qué imagen de Dios tenemos en nuestra mente y corazón. Son muchos los que tienen una imagen deformada de Dios. Les han presentado un Dios lejano y duro, un Dios detective, que se fija más en los errores que en sus virtudes. Muchos, en el fondo de subconsciencia, tienen resentimiento contra Dios por cosas negativas que les han sucedido en su vida. Le echan la culpa a Dios por sus calamidades, como que fuera un Dios injusto. Una imagen así de Dios no invita a la alabanza, más bien inclina a un rechazo de Dios o a una oración ritualista, que, propiamente, no es oración, sino un simulacro de oración.

meditacion-1Con frecuencia, muy subconscientemente, cuando acudimos a la oración, lo que estamos  buscando, en primer lugar,  es la solución de de algún problema, y no la gloria de Dios. Esto indica que, propiamente, no amamos a Dios, sino que nos amamos a nosotros mismos. Es por eso que la oración de alabanza no abunda en la vida de muchas personas.

Jesús curó a diez leprosos, que acudieron presurosos a él.  Solamente uno volvió para darle gracias.  Jesús con tristeza preguntó; ¿Dónde están los otros nueve? ¿Solo este extranjero ha vuelto para alabar a Dios? (Lc 17, 18). La proporción de nueve contra uno es muy desconcertante.  Los leprosos acudieron presurosos para pedirle al Señor que los curara; pero solo uno regresó para dar gracias a Jesús, para alabarlo. Este es un defecto muy común en nuestras comunidades. Hay prisa para pedir, pero mucho descuido para alabar, para agradecer a Dios.  La oración de alabanza no es la que predomina en la oración de una gran mayoría en nuestras comunidades.

Meditacion-1En la Biblia hay varias indicaciones de cómo dejarse moldear por el Espíritu Santo para que pueda hacer brotar en nosotros el fruto del Espíritu: “Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza”(Gal 5,22). Nos vamos a referir a tres indicaciones que la Biblia expone para no obstaculizar la obra del Espíritu y permanecer unidos a Jesús para que se manifieste en nosotros, el fruto del Espíritu Santo.

 

1. No estorbar la obra del Espíritu

Hay varias expresiones en la Biblia que señalan en qué forma podemos bloquear en nosotros la obra del Espíritu Santo. San Pablo recomienda: “No entristezcan al Espíritu Santo” (Ef 4, 30), “No apaguen el fuego del Espíritu Santo” (1Ts 5, 19). Entristecer al Espíritu es hacer algo que impide su obra de santificación en nosotros. En el contexto bíblico se entristece al Espíritu cuando hay odio, rencor, rebeldía, malas palabras, falta de oración. El Espíritu Santo es fuego que purifica e ilumina. Cuando hay pecado, cuando no se obedece la Palabra, cuando se desprecian las inspiraciones del Espíritu, se está “sofocando” el fuego del Espíritu. Este es el verbo que emplea el original griego. Se impide que el fuego del Espíritu nos purifique, nos ilumine, nos llene de gozo.

 

San Pedro le dijo a Ananías: “Has mentido al Espíritu Santo” (Hch 5, 3). Ananías y su esposa Safira intentaban aparentar santidad ante la comunidad mientras llevaban en sus corazones un gran pecado. “Mentir al Espíritu Santo” es engañarse e intentar engañar a los demás aparentando santidad, cuando el corazón no está lleno del Espíritu, sino de pecado. San Esteban echaba en cara a los dirigentes religiosos del pueblo judío que sus padres siempre habían “resistido al Espíritu Santo” (Hch 7, 51). Esta expresión indica claramente que podemos bloquear en nosotros la obra del Espíritu. Por eso, un primer paso para favorecer que aparezca en nosotros el fruto del Espíritu es evitar todo lo que pueda “entristecer al Espíritu Santo”, “apagar su fuego”. Todo lo que sea “mentir al Espíritu” o “resistir” a su dulce influencia.