Blog El Padre Luis dice

Método Preventido de Don Bosco para educar a la juventud. Para la educación de la juventud.

Creemos que Don Bosco recibió de Dios y de María Auxiliadora, la fórmula para una educación exitosa de la juventud. Éxito demostrado en todo el mundo a lo largo de 150 años, sobre todo en el ámbito de la educación para un trabajo digno. También con jóvenes difíciles.

Recuperar al Padre.- Según el especialista colombiano Ivaro Sierra, la especie humana ha asignado al padre escasas funciones en el núcleo familiar: el padre básicamente engendra al hijo y provee medios materiales para el sustento familiar. Si consideramos el nivel creciente de divorcios; que la asignación de la custodia de los hijos a la madre supera el 99% y sumamos el acceso masivo de la mujer a trabajos remunerados, resulta que el padre puede perder su razón de ser y puede convertirse en algo opcional.

Misericordia y amorVamos a repasar algunos pasajes evangélicos en los que nuestro Señor manifiesta de modo directo la vida de su Sagrado Corazón.

Foto de: Cristian NewmanSi el origen del sufrimiento está en el pecado, ¿por qué permitió Dios el pecado?

El hombre depende de Dios...El volcán de Fuego (Guatemala 3-06-18), nos ha hecho pensar. Sí, el mal bajo todas sus formas: inevitable, escandaloso, permanente... se extiende por todo el mundo y hace pensar. Nuestros sufrimientos, las guerras, la muerte, las masas hambrientas, el cáncer, los terremotos y las erupciones volcánicas nos plantean importantes preguntas. ¿Qué reflexión podría convencer a una madre inclinada sobre su hijo moribundo? ¿Por qué tengo que ser yo el que sufre? ¿Por qué he sido yo escogido? Y después: ¿Por qué vivir? ¿Cuál es el sentido de la vida?

Cada uno de nosotros es responsable por un fragmento del mal. Situémonos, por un momento, ante la increíble y sucia cantidad de mal, de violencia, de mentira, de odio, de crueldad y de soberbia que infectan y arruinan a todo el mundo. Esta tremenda masa de maldad y corrupción no puede ser simplemente declarada inexistente. Tampoco puede ser ignorada o vista con resignación. La maldad debe ser superada. No es posible que se constituya en algo normal y definitivo.