Blog El Padre Luis dice

No existen en la vida actos humanos indiferentes. En mayor o menor medida, todo lo que hagamos o dejemos de hacer nos acerca o aleja de Dios.La ‘gracia’ es el favor de Dios manifestado en Cristo, que tiene sus efectos de salvación en el hombre. El amor de Dios al ser humano se manifiesta ante todo y sobre todo en el envío al mundo de Jesucristo, para que todos nosotros podamos ser partícipes de la vida divina (Jn 3,15).

El cristianismo acoge con fe la verdad sobre Dios que ha sido revelada por medio de Jesucristo. / Fotografía: Cathopic.La historia de las religiones es una expresión de la búsqueda de Dios por parte del ser humano. Y Dios nunca ha estado lejos de quienes lo buscan sinceramente (Hch 17,27).

Así le ha complacido a Él, Jesús delegó poderes divinos en seres humanos débiles. Esto hace de ellos canales indignos, pero eficaces de su gracia salvadora. /Foto: Cathopic.Entre tanto para reflexionar que nos ofrece ese día, prefiero hacer referencia a la institución del sacramento del Orden Sacerdotal porque es el menos conocido.

Cristo murió en la cruz porque no hay amor más grande que dar la vida por aquellos a quienes se ama. El por qué Jesucristo llevó a cabo la redención con una muerte tan afrentosa se escapa a la razón humana.

Hemos sido llamados a poner en el centro de nuestro mensaje a Jesucristo, el encuentro con él y la luz y la fuerza del Evangelio.Comunicar la fe consiste en ofrecer a otros nuestra ayuda, nuestra experiencia como creyentes, para que ellos, por sí mismos y desde su propia libertad, accedan a la fe movidos por la gracia de Dios.

Con su poder divino ha resucitado, y ha vencido así a nuestros enemigos, el pecado, el mal, la muerte y el Maligno.Los sufrimientos de Cristo en su pasión y muerte de cruz, siendo sufrimientos de Dios hecho hombre, y siendo Él inocente, nos resultan incomprensibles, porque son tremendos e injustos. ¿Por qué tuvo que suceder?