Blog El Padre Luis dice

Teología del cuerpo. Parte II. Continuación

Si la sexualidad es un elemento básico de nuestra existencia en el mundo, ¡cómo hemos llegado a hacer de ella algo tan distinto?

Teología del cuerpo. El cuerpo humano no puede ser despreciado, como si fuera pecaminoso. Tampoco puede ser idolatrado como si fuera sagrado en sí mismo.

DIOS, HOMBRE Y ÚNICO SALVADOR. Dios es uno solo en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

La familia es un punto de interés para la Iglesia universal.La Iglesia se interesa por la familia por tres motivos:

fracaso y exitoEl fenómeno de la moralidad lo conoce todo el mundo, porque es una de las experiencias fundamentales del ser humano. El ser humano siente atracción por ciertos valores (la justicia, la lealtad, la verdad, el amor, etc.), que exigen ser reconocidos y jamás traicionados. Percibimos, misteriosamente, una llamada a ser justos, ser leales y ser sinceros. Ello nos exige renunciar a los comportamientos opuestos, aunque sean atractivos. Sentimos que debemos renunciar a mentir, hacer trampa, robar, etc.

La norma del diseño humano es ser concebido como hombre o como mujer.La ideología de género afirma que las diferencias sexuales físicas y biológicas no definen que alguien sea varón o mujer. La anatomía sexual de cada uno es irrelevante en cuanto a la determinación de su propia identidad. Toda diferencia entre el hombre y la mujer ha sido elaborada en forma artificial, a través de la cultura y la educación.